Blog

Masaje Gay en Madrid

Rate this post

Madrid, junto a Barcelona, se presentan como los grandes adalides de la libertad sexual en Europa. Concretamente Madrid y sus calles tienen un ambiente trasgresor y queer y cada vez más actividades comerciales se unen a la llamada del ambiente gay con la apertura de todo tipo de negocios enfocados a esta distinguida clientela, desde clubs, cafés, restaurantes o zonas de relajación, como las dirigidos al masaje gay en sus múltiples facetas.

Masaje masculino hombre a hombre

Cuando hablamos de Madrid ya no tenemos por qué reducir el ámbito de actuación de la movida gay al barrio Chueca y alrededores. En la propia Gran Vía ya encontramos la Sala Cool, donde se producen las mejores sesiones gays de la capital, en la calle Alcalá el Mondo Disko o el Chá, Chá The Club se unen a la fiesta gay, en la calle Montera, la Sala Boite y en San Berbardo el Templo II cierran la ruta gay más vanguardista.

De este modo, podríamos seguir recorriendo todo Madrid y sus barrios encontrándonos con multitud de locales donde acudir para nuestros ratos de ocio en los ambientes gays, desde Hortaleza hasta Calatrava y desde Corredera Baja y Pez hasta Augusto Pelayo y Libertad.

El Orgullo Gay crece por todo Madrid y esto se ve no solo en la apertura de locales nocturnos enfocados en este ambiente, sino también en otro tipo de negocios, como el del mencionado masajista gay. El masaje hombre a hombre y el masaje erótico gay son los más demandados en la capital cuando se trata del descanso y la desconexión entre aquellos que prefieren el ambiente gay de Madrid.

Tipos de masajes gay

Si nos decantamos finalmente por un masaje gay en Madrid para disfrutar de un merecido descanso, debes saber que existe un buen número de modalidades y tipos de masajes entre los que podemos elegir. El masajista masculino que elijamos tiene que ser experto o al menos dominar algunos de los masajes eróticos para hombres que vamos a relacionar a continuación.

Comenzamos nuestra pequeña ruta de masajes para hombres realizados por hombres con todo un clásico; el masaje tántrico, el cual está especialmente pensado y diseñado para aumentar el erotismo y la sensualidad entre la pareja, resaltando al mismo tiempo la espiritualidad y la conexión de la pareja que la practica, por lo tanto, no es solo placer sexual lo que se busca y el orgasmo puede llegar por las distintas sensaciones que cada pareja sea capaz de experimentar.

El masaje Nuru se suele realizar mutuamente, es decir, por la fricción entre dos cuerpos, ya que consiste en impregnarse bien de un aceite altamente resbaladizo (Nuru, de aquí el nombre de este masaje), por lo que permite y facilita que los dos cuerpos se froten mutuamente en cada masaje, derivando, como norma general, en algo más intenso, íntimo y pasional.

Masaje Lingam en Madrid

Otro de los masajes que debemos conocer es el conocido como masaje Lingam, que no tiene otro propósito que el de relajar a uno de los componentes de la pareja y conducirlo al contacto con su lado más sensible. Este tipo de masaje consigue fortalecer los vínculos de intimidad en la pareja, sanando de paso algún trauma, experiencia o condicionamiento negativo que se haya vivido en el sexo.

Masaje de próstata en Madrid

El masaje prostático, por su parte, actúa directamente sobre el llamado punto G del hombre. El masaje se efectúa sobre la próstata, que de manera adecuada puede producir un orgasmo y posteriormente llegar a la eyaculación.

El masaje a cuatro manos está pensado para hacer realidad las fantasías de algunas parejas, pues se recibe un masaje de dos personas al mismo tiempo, con ello se pretende alcanzar las máximas cotas de relajación, para continuar con otro tipo de acciones y de sensaciones…

Por último, el masaje tántrico multiorgásmico está destinado a aquellos que no se conforman con tener un solo orgasmo, sino que quieren experimentar la sensación que producen tres de ellos, y sin necesidad de eyacular, toda una experiencia sexual que te llevará a sentir las más altas cotas de placer.

Masajistas Tantra Relacionadas

Deja un comentario